jueves, 11 de febrero de 2010

VÍCTOR MAZZI TRUJILLO, IN MEMORIAN....

Apunte a lápiz de Julio Fernandez Carmona.

Partió un domingo 12 de febrero de 1989. Aunque muchos de sus amigos no lo han olvidado, su poesía ronda en los escritos de muchos desposeídos, en el corazón de cada oprimido que ve el futuro con mucha esperanza. Él supo derribar los muros que separaban la cultura de las élites contra la cultura popular. Su inmensa sabiduría se asentaba en sus estudios primarios. Recuerdo que muchos estudiantes universitarios y docentes solían frecuentarlo en su pequeño stand de libros, para conversar de literatura, poesía contemporánea, ideología, política, historia, filosofía entre muchas materias que conocía muy bien. El debate y la lectura profunda fueron su cotidiano aprendizaje como autodidacta.

Por las noches se instalaba en su vieja máquina de escribir remington y tac.. tac.. tac.. sonaba su escritura hasta la madrugada. Escribía con convicción y mucha fe, sus ideas volaban en cada bocanada de humo que expelía, de fondo lo acompañaban Miles Davis con su vieja trompeta interpretaba So what, (que a veces sonaba en todo el espectro de las sombras de la noche), Duke Ellington con su vigoroso Take the “A” train, Ella Fitzgerald interpretando maravillosamente a Cole Porter, o Billie Holiday cantando Strange fruit. Ese universo musical incluía el acordeón a París de Freddy Balta, interpretando Sous le ciel de París, Les feutlles mortes o los tangos en voz de Armando Sosa. En fin ese universo era mayor cuando recurría a Mozart o Beethoven, era un paseo inacabable del placer de escuchar música. Usualmente Víctor Jara y Mercedes Sosa entonaban sus tristezas y esperanzas. A los 17 años compuso letras para huaynos y mulizas, amor al terruño que le enseñó su maestro Gamaniel Blanco en Morococha, muchas de estas letras se publicaron en cancioneros como Perucanta.


Fotografía tomada por Eduardo Ibarra, enero 1989.

Sus ideas y compromiso social las representó desde el 7 de julio 1956 cuando fundó el GIPM con Leoncio Bueno Barrantes, José Guerra Peñaloza y Carlos Loayza Gómez. Recuerdo sus actividades en el extenso jardín que teníamos en casa. Los debates al interior del GIPM fueron muy intensos, la pasión por las ideas y la acción inmediata, fueron las consecuencias naturales de hacer poesía. Tuve la oportunidad de conocer gente extraordinaria que guardaba amistad con él. Recuerdo mucho al poeta argentino Jorge Alejandro Boccanera, la amistad entre ambos fue ejemplar y aún con los años esa amistad fue continuada como una herencia de familia. También la amistad que guardó con Paco Carrillo, compartían la edad (ambos nacieron en 1925), el trabajo por la poesía, el vino, el buen Jazz y los buenos libros.

Dentro del GIPM siempre mantuvo cerca tanto de sus antiguos miembros Víctor Ladera Prieto o Carlos Loayza Gómez, como de las nuevas generaciones entre ellos los poetas Alberto Alarcón, Julio Carmona, Artidoro Velapatiño, Eduardo Ibarra Sánchez y Néstor Espinoza entre otros. Era de verlos pujantes y optimistas, construyendo en cada poema, sus ideales y perspectivas. Después de su partida, en ese viaje sin retorno, que es la muerte, muchos de ellos tomaron distintos rumbos personales, pero se mantienen en vigencia publicando sus textos con la vitalidad de hace 30 años.

Han pasado ya veintiún años de su partida, Víctor Mazzi Trujillo siempre está presente en nosotros. “El viejo” como lo llamaba cariñosamente Julio Carmona, tiene aún mucho que brindarnos con su poesía, aún hay manuscritos inéditos que próximamente serán editados por la familia del poeta.


Bibliografía básica de Víctor Mazzi Trujillo.

(1947) Reflejos del carbón. Lima. Editado por la Compañía de Impresiones y Publicidad.
(1968) Nana para el nene de la sonaja roja. Lima. Ediciones del Instituto de Cultura.
(1975) A lengua viva. Buenos Aires. Editorial Papeles de Buenos Aires.
(1975) Poemas de vecindad. Lima. Ediciones Sutel.
(1976) Poemas del albañil. Tacna. Editorial Santa María.
(1976) Guirnalda de canciones a Chosica. Lima. Ediciones Universidad Nacional de Educación.
(1976) Poesía proletaria del Perú. Lima. Ediciones de la Biblioteca Universitaria.
(1978) Memorial de un tiempo a otro. Tacna. Ediciones GIPM-Mojinete.
(2006) No descansada vida. Lima. Arteidea editores. (Edición Póstuma)