lunes, 14 de marzo de 2011

POESIA JAPONESA

HAIKU

PRIMAVERA

Nieve derretida por el sol
con mi bastón
guío este grande
peligroso río.
(Issa)


Sonriendo para mí
el primer sueño del año…
lo guardo como un oscuro secreto.
(Sho-U)


Límpidos, coloreados guijarros
vibran
en el fondo del arroyuelo…
o será el agua.
(Sosekei)


Con mi ropa nueva
me siento tan diferente
debo
parecer otra persona.
(Basho)


Matsuo Basho (1644-1694)

Lluvia de abril…
lágrimas de nuestro
sauce llorón
pétalos de nuestro ciruelo.
(Shoha)

Desde mi pequeño alero
tranquila… suave,
todavía blanca, la nieve
se disuelve en melodía.
(Issa)


Esa blanca peonía
amante de la luna
temblando
ahora al amanecer.
(Gyodai)



Frente al candil
la peonía
se quema
inmóvil como la muerte.
(Kyoroku)


Ese breve momento
cuando la luciérnaga
se apaga…
solitaria oscuridad.
(Hokushi)


Caída ahora en la tierra después de sus danzas
y sus viajes
la cometa que perdió su alma.
(Kubonta)

Carámbanos y agua
viejas diferencias
disueltas…
gotean juntas.
(Teishitsu)

Oscuro pozo al amanecer
con el primer cubo que se levanta
un botón de camelia.
(Kakei)


Ciruelo bañado por el río
tus botones reflejados
¿realmente se van flotando?
(Buson)


Un buey solitario
en el campo de flores
como una roca en el océano.
(Anónimo)



VERANO

El cucú
con un simple llamado
establece el verano.
(Ryota)


Mientras yo la cazaba
para enjaularla
la luciérnaga
iluminaba la punta de mis dedos.
(Taigi)



Sola mi cabeza se inclinó
ante la capilla
de Kajimi.
(Issa)


Felicitaciones
Issa!... has
sobrevivido para alimentar
los mosquitos de este año.
(Issa)


¿Oyes a ese sapo gordo
en el sitio
de honor cantando
el bajo?...¡Ese es el jefe!
(Issa)


Kobayashi Issa (1763-1827)
 Araña tejedora
¿Cuál es tu silencioso hablar
tu canción no cantada?
(Basho)

Cada mañana justo debajo de este
pequeño alero…
mi alondra privada.
(Joso)

Experimentando…
colgué la luna
en varias
de las ramas del pino.
(Hokushi)




Con ropas nuevas
recuerda… el cuervo
permanece negro
y la garza blanca.
(Chora)


La noche caliente…
desnudo hasta la cintura
el caracol
disfruta de la luz de la luna.
(Issa)


Recogí la luna
en mi cubo
de agua…y
la derramé en la hierba.
(Ryuho)


Frescor en el puente
luna, tú y yo
solos
no nos resignamos al sueño.
(Hikusha-Ni)


OTOÑO


Un viejo árbol cayó
remedando el eco, el oscuro eco
del trueno en las colinas.
(Meitsesu)


Cantando en el altar
del santuario interior…
un grillo sacerdote.
(Issa)


¿Serán himnos?
Los sapos cantan
en el pozo del templo.
(Kansetsu)


Recitados una y otra vez
los poemas de las ranas
tienen demasiadas palabras.
(Eiji)


Montañas distantes
se reflejan en sus ojos;
una libélula.
(Issa)


Tomando siesta
en la campana del templo
una mariposa.
(Buson)


¡Relámpago!
huyendo en la pared
la patas de una araña.
(Kicho)


Después de una noche corta
en un peludo gusano
gotas de rocío.
(Buson)

Desde la gradas del templo
levanto
hacia la luna de otoño
mi verdadera faz.
(Basho)


INVIERNO

Leña para el baño…
gracias por este
último servicio
fiel espantapájaros.
(Joso)


En perfecta calma
observa la montaña
este sapo.
(Issa)


No hay nada
que él no sepa
el gato en el fogón.
(Husei)


Usualmente destestable
el cuervo, esta mañana,
en la nieve.
(Issa)


Si preguntan por mí
di: tenía algunos
asuntos…
en el otro mundo.
(Sokan)


El viejo perro
guía el camino
visitando las tumbas familiares.
(Issa)


Publicado en Haraui, revista de poesía, números 96-97. La traducción de versiones en inglés a cargo de Enma de Carrillo.