viernes, 8 de noviembre de 2013

Graffitis de Bansky

Bansky es el pseudónimo de un prolífico artista del street art británico. Se cree que nació en Yate, localidad cercana a Bristol, en 1974, pero los datos acerca de su identidad son inciertos y se desconocen detalles de su biografía. Según Tristán Manco, Banksy "nació en 1974 y creció en Bristol, Inglaterra. Hijo de un técnico de fotocopiadoras, se formó como carnicero pero se vio implicado en el graffiti durante el boom del aerosol en Bristol de finales de la década de 1980". Su trabajo, en su gran mayoría piezas  satíricas sobre política, cultura, pop, moralidad y etnías, combina escritura con graffiti con el uso de estarcidos con plantilla (conocidos generalmente como stencils, del inglés). Su arte urbano combina escritura con una técnica de estarcido muy distintiva, similar a Blek le Rat, quien empezó a trabajar con estarcidos en 1981 en París; y miembros de la banda de anarco-punk Crass, que mantuvieron una campaña en las instalaciones del metro de Londres a finales de la década de los setenta del siglo XX e inicios de los ochenta. Banksy reconoció la influencia de Blek diciendo "cada vez que creo que he pintado algo ligeramente original, me doy cuenta de que Blek le Rat lo hizo mejor, sólo que veinte años antes". Sus obras se han hecho populares al ser visibles en varias ciudades del mundo, especialmente en Londres. 
Información tomada de Wikipedia. 


Bansky ha tomado las calles de ciudades británicas y norteamericanas, su art Street ha tomado las paredes de las calles más pobres de la ciudad o lugares muy representativos, sus plantillas son las paredes, sus herramientas los espray sus temas: la crítica social más despiadada sobre política, cultura y libertades.
El art Street tiene vieja data, ha evolucionado desde mensajes obscenos y logotipos hasta constituirse verdaderamente en arte popular. Los temas que ha tomado Bansky se nutren de la crítica social, arremete contra la hipocresía política del doble discurso de sus gobernantes, la política exterior que no se detiene ante la condición humana, la condición de los más pobres en guettos y lugares que no se muestran.
El arte culto de los salones de exposiciones también puede trasladarse a las calles y disfrutar el arte que crítica, ironiza y se burla de lo absurdo de las sociedades capitalista, humanizar el arte es mostrar la condición estética que reclama un espacio como acto de conciencia.
Los graffitis pueden visualizarse en: https://www.facebook.com/BanksyBook
y: https://bansky.co.uk

Selección de imágenes:

Grafiti que busca resaltar la condición de dos roedores que representan un
estado de ficción: vestidos con frac siguen siendo roedores.
Pintor borrando el grafiti de un roedor que representa el poder de la corrupción a 
punto de cortar los hilos que sostienen el andamiaje del obrero.
Niña revisando a soldado en frontera, situación inverosímil, pero que representa 
una protesta de la agresión judía contra los palestinos.
La represión más descarnada que es ironizada entre el relato inocente de 
Lewis Carroll (Alicia en el país de las maravillas) y la cotidiana condición de seguridad que se impone ante cualquier 
sospechoso de ser migrante.
Grafiti hace ironía de la conquista del monte Suribachi defendida por tropas japonesas  a finales de la II guerra mundial, un logo comercial remplaza la bandera norteamericana.


"Banalidad del mal" obra filosófica de Ana Harendt, banalidad de la la banalidad
del mal es una crítica a la visión del fascismo sobre la humanidad.

Grafiti sobrecogedor: una niña corre desnuda huyendo del bombardeo de napalm en una aldea de Vietnam, imagen superpuesta por los símbolos de la “felicidad norteamericana” de la década del 60 y 70: el ratón Mickey y el clown que representa a una marca de hamburguesas.
Esperando una novia al costado de un night club. 
"El grafiti es un crimen" alusión a las decisiones de autoridades
que ordenan borrar los grafiti e intentan penalizar la protesta y 
crítica social.