jueves, 20 de marzo de 2014

MARÍA LUISA RIVARA DE TUESTA


s difícil escribir cuando te sorprende la noticia que una persona muy apreciada, dedicada a la filosofía, ha fallecido. Que su ausencia deja tras sí una brillante obra, la que marca un derrotero en el ejercicio reflexivo para nuevas generaciones, en un país donde se concibe aún que el género femenino debe ser relegado a tareas domésticas.

Conocí a María Luisa Rivara de Tuesta en un Congreso de Filosofía hace muchos años y nuestra primera conversación giró en torno al pensamiento y la reflexión Inka, conversación que se prolongó por muchos años. Me sorprendió el manejo profundo de las fuentes manuscritas coloniales sobre el Perú y su erudición sobre el jesuita Joseph de Acosta. Había publicado en la década del 70 un texto que estudiaba el pensamiento del jesuita y siempre acotaba lo que Acosta decía sobre el conocimiento logrado por los sabios andinos, los hamut’aq: “nos hacen grandes ventajas”.

La cercanía con sus pensamientos y acercamientos al estudio del pensamiento peruano hizo frecuente las visitas y encuentros para conversar sobre los avances de fuentes sobre el pensamiento Inka. Una tarde fría mientras conversábamos sobre las fuentes que denotaban pensamientos originales de los hamut’aq me recomendó leer como fuente, la edición de Laureano Robles: Filosofía iberoamericana en la época del encuentro (Madrid, Trota). En mi perplejidad me alcanzó el ejemplar y me dio un plazo para devolvérselo. Así era María Luisa cuando se trataba de ahondar la investigación sobre el pensamiento peruano no escatimaba en proveer las fuentes y alentar la postura personal.

Siempre me decía que mejor hubiera estudiado Filosofía en San Marcos –estudié Educación con especialización en filosofía- y frecuentemente me confundía con alguno de sus estudiantes. Nuestras conversaciones siempre terminaban resumiendo dos posturas sobre los orígenes del pensamiento peruano: autoctonismo o universalismo asuntivo de la filosofía.

El rigor de su formación intelectual que formó en San Marcos, le hacía definir sus ideas basadas en el rigor de la fuente escrita. Nada dejaba nada al azar, acotaba los errores y potenciaba las ideas que construían un discurso coherente, recordaba siempre el dicho de Aristóteles: “soy amigo de Platón, pero más amigo soy de la verdad”. La docencia de María Luisa llenaba las expectativas sobre nuevos enfoques y estudios sobre el pensamiento peruano.

Cuando la Universidad Nacional de Educación, - mi alma mater-, otorgó Honoris Causa al Dr. Francisco Miro Quesada Cantuarias, preguntado por quien leería el Discurso de orden, no dudó en nombrar a María Luisa Rivara. El laudatorio que había escrito llenaba de emoción al maestro y filósofo, no sólo era un recuento de la vida del homenajeado, sino un explícito reconocimiento de su obra y pensamiento que también había forjado en ella un derrotero dentro de la filosofía peruana y el reconocimiento a quien había forjado muchas generaciones de pensadores.

La docencia no sólo la ejercía en las aulas sino fuera de ella. Mis alumnos de filosofía peruana cada semestre tenían la obligación de estudiar la obra y el pensamiento de un filósofo peruano. Grande fue mi sorpresa cuando presentaron una entrevista grabada a María Luisa Rivara. La sencillez de su docencia, la profundidad de sus reflexiones y la apertura a estudiantes de otras universidades, decía y dice mucho de su labor como maestra.

Hoy, a más de un mes de su sensible deceso, quiero rendirle homenaje y reconocimiento a la maestra cuyo pensamiento y obra aporta a la filosofía peruana, es un adiós muy sentido para la amiga y filosofa. Hasta siempre recordada María Luisa.

Obra publicada

(2000). Tres ensayos sobre la filosofía en el Perú. Lima. Fondo Editorial Banco de Reserva-Facultad de Letras UNMSM.
(2000). Pensamiento prehispánico y filosofía e ideología en Latinoamérica. México D.F. En: Filosofía e historia de las ideas en Latinoamérica. Vol. III. Fondo de Cultura Económica.
(1994). Pensamiento prehispánico y filosofía e ideología en Latinoamérica. Lima. En: Areté, Vol 1, Nº 1, PUC, pp.103-116.
(1992). "El Pensamiento incaico". En: Robles Laureano. Filosofía iberoamericana en la época del encuentro.Madrid: Trotta. pp. 103 -116.
(s.f.). Pensamiento Incaico: Wiracocha. Lima: Instituto de Investigaciones humanísticas, U.N.M.S.M.
(1970). José de Acosta: Un humanista reformista. Lima: Universo.                           

No hay comentarios: