lunes, 12 de noviembre de 2012

Alfredo Portal: Poesía proletaria y conciencia social


Obreros celebrando la conquista de las ocho horas.
 Este interesante artículo fue escrito por nuestro compatriota Alfredo Portal y ha venido circulando por las redes sociales peruanas y argentinas. El espíritu crítico y objetivo de la escritura de Portal nos conduce a revalorar y apreciar la creación poética y el discurso estético de los trabajadores peruanos en el universo de la cultura peruana. Se publica con la autorización del mismo autor.


Poesía Proletaria y Conciencia Social

Alfredo Portal Eyzaguirre

La crítica oficial en el Perú ha soslayado o simplemente ignorado la creación poética hecha por escritores de extracción proletaria, fundamentalmente porque su temática está centrada en la denuncia sobre la explotación y las condiciones de postergación en que viven. También se trata del prejuicio arraigado y alimentado por la burguesía, de que un obrero, un trabajador de extracción social proletaria o un trabajador de la cultura popular, está excluido, marginado, ausente, del exclusivo predio de la literatura, al que sólo una privilegiada elite puede llegar. La luz de la ilustración, entonces, sólo alumbra a los elegidos, ungidos por un privilegio de clase que quieren perpetuar en la literatura.
El obrero Textil marcó una labor de concientización entre los trabajadores
de inicios del siglo XX.
Sin embargo, en la historia de la poesía peruana, corre esta vigorosa corriente de la creación clasista, sobre todo luego de la consolidación de la organización del proletariado y a la orientación que Mariátegui, con su docencia intelectual, impartiera, interesado en el crecimiento cultural de la clase trabajadora. En los años aurorales de las primeras organizaciones de trabajadores, a inicios del siglo veinte, en los que el poeta y político anarquista, Manuel González Prada, ejerció una gran influencia en los gremios artesanales del Perú, quienes en 1904, ya se constituyen en la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú. Surgen entonces publicaciones como El Oprimido, en 1907, dirigido por los hermanos Manuel y Delfín Lévano, el portuario Romilio Quesada, el obrero textil de Vitarte Luis Felipe Grillo, creando el Centro de Estudios Sociales Primero de Mayo. Luego, en 1910, los dirigentes Manuel Caracciolo Lévano y su hijo Delfín, publicaron La Protesta, que durante 15 años fue el principal medio de información y de propaganda del movimiento obrero.

La ironia y la sátira fue usada para confrontar al clericalismo dominante.
Al calor del combate por las reivindicaciones sociales, y contando con una publicación para la clase obrera, surgen los poetas que usarán sus versos para extender la toma de conciencia de una realidad lacerante, producto de la explotación capitalista. La importancia que estos trabajadores le dieron a la cultura, tradicionalmente en manos de la burguesía, fue determinante para que se forjara la poesía proletaria, como expresión de una literatura clasista.

 

MUESTRA DE POESÍA PROLETARIA EN EL PERÚ.


Tu eres el brazo
de la riqueza
¿por qué...?
Porque eres el productor,
pero la clase,
rica y burguesa
se lleva el fruto
de tu sudor.

Tú que trabajas
humildemente,
que no eres pillo
ni eres ladrón;
pasas la vida
miserablemente
y eres esclavo
de un vil mandón.

Quieres obrero
sobre el planeta
cambiar de suerte
de condición
¡entonces canta
con el poeta!
¡viva la huelga
viva la unión!

A. Hekshen "El Obrero Hambriento" Lima, 1 de mayo de 1920 Publicado en "El Obrero Textil" en la primera quincena de julio de 1920.

 

EL GRUPO INTELECTUAL PRIMERO DE MAYO

El día 7 de julio de 1956, en Chosica, un grupo de trabajadores empeñados en la creación poética, lanzan un manifiesto en el que anuncian la constitución de un movimiento cultural de raíz eminentemente clasista a nivel nacional, para difundir la creación artística de la clase trabajadora, subrayando el punto de vista, la emoción estética y la conciencia de clase del proletariado. Este fue el nacimiento del Grupo Intelectual Primero de Mayo, cuya acta de fundación suscribieron entre otros, Víctor Mazzi, Leoncio Bueno, Eliseo García, José Guerra y Carlos Loayza, que fueron los impulsores de este movimiento. Luego se sumarían poetas de todo el país, como Algemiro Pérez Contreras de Jauja, Miguel Carrillo Natteri de Chincha, Jorge Sosa de Arequipa, Martín Parodi, de Tacna, Eduardo Ibarra de Lima, Eusebio Arias Vivanco, de Talara y muchos más que se fueron incorporando para darle consistencia y calidad a este movimiento de clase.

Este grupo logra integrar por primera vez a los poetas clasistas de extracción proletaria de todo el Perú, para impulsar la poesía popular, y la discusión en torno al arte y la literatura. Otra tarea importante que se impuso el Grupo Intelectual Primero de Mayo fue el del trabajo editorial, para publicar la obra de los poetas proletarios, como una respuesta a la indiferencia de la cultura oficial.

En el documento de fundación de este movimiento, se afirma:
"...constituir un movimiento cultural de raíz eminentemente clasista, a escala nacional, en el cual nos agruparemos todos los proletarios amantes del arte y la cultura, resueltos a plasmar un medio propio de expresión, una presencia inconfundible de la conciencia, el punto de vista y al emoción estética de la clase trabajadora en el campo de la creación estética."



Leoncio Bueno. Poeta fundador de este movimiento, nació en la Hacienda La Constancia, en Trujillo, el año 1921. De extracción obrera, trabajó en la industria textil y luego fue mecánico durante muchos años. Su singular talento como poeta autodidacta, ha sido reconocido con las menciones honrosas en el Premio Nacional de Poesía en 1971 y en el premio Casa de Las Américas de 1975. Es el poeta proletario de mayor talento en la poesía peruana.

 

 

Canto Del Poblador de la Barriada

Pampa de Comas, diciembre de 1959

Aquí estamos
los desterrados;
aquí estamos
en medio del páramo;
bajo el golpe vital de nuestros picos
la tierra moribunda resucita.

Somos los desahuciados de la urbe.
Aquí estamos
junto a los temporales,
refritos bajo la inclemente canícula,
de pie, en la última trinchera de la inopia.

Éramos los herederos de Huayna Cápac,
hoy somos los despojados de la tierra;
aquí estamos, comiéndonos los rústicos peñascos
abriendo las entrañas al cerro con las uñas.

Somos los explotados,
los sin tierra, sin sol y sin oxígeno;
somos los que en la urbe
erguimos los rascacielos
e inflamamos
la cósmica elocuencia de las usinas.

Hemos venido en éxodo hasta los cerros áridos
nosotros los eternos combatientes de la bruma,
los siempre defraudados,
los nunca bien pagados,
los que hemos transpirado sangre y hierro
para que los patrones tengan ocio, oro, orgías
y lujosas mansiones con muñecas

Aquí estamos en el páramo,
hemos marchado como un gran ejército
palas en alto en pos de esos eriazos.

Aquí estamos en el páramo,
sedientos de bravísimas faenas,
más fuertes que el dolor, más duros que el flagelo.

(De "Al Pie del Yunque")




Víctor Mazzi Trujillo. Poeta nacido en Junín el año 1925, fue el motor de la gesta del Grupo Intelectual Primero de Mayo. De extracción obrera, tuvo la visión de compartir su pasión por la literatura con otros compañeros, para pisar con seguridad el antes exclusivo campo de la cultura, en el que la poesía proletaria era marginada.

 

 


Canción para el pueblo de Chile

Con odio matador
el fascismo suena
por tierra chilena

A muro y tambor.
Cayó el poblador,
el minero yerto;
mas queda despierto

El viento rugidor.
Cayó el labrador
y el estudiante,
mas va adelante
el río atronador.

Cayó frío el cantor,
muerto el albañil;
mas vive el fusil
del franco luchador.

Anda, ve y dile
al mundo entero
que aún sangra fiero
el pueblo de Chile.

Víctor Mazzi ha publicado: "Reflejos del Carbón” en 1947; "A Lengua Viva", editado en Buenos Aires en 1975 y "Poemas de Vecindad", en 1975.




Carlos Loayza Gómez. Nació en Sullana, Piura, el año 1925, albañil de oficio y poeta de verso natural e intenso. Publicó su único libro en la editorial del Grupo Intelectual Primero de Mayo: "Tonos del Alba" (1947)

 

 

 

 

 

De oficio y beneficio

Por mi sudor sé lo que soy,
lo que ejerzo, lo que vivo
y cual el fin de mi sino.

El dolor es la instrucción
con que hablo, con que escribo,
me apasiono y me sublevo.

Sólo el cantar me concede
la satisfacción de ser esto,
que de mi esfuerzo queda.

Y con ello rumorosamente
iré desbrozando congojas
para darle tiempo al tiempo...

Al tiempo grávido de futuro
que se anuncia en las hojas
renacientes de mi calendario.