domingo, 5 de mayo de 2019

Testimonio por primero de mayo




Miguel Angel Ahumada Alanis (Argentina)


Allá por los años 30´, duros años de la guerra civil española, mi padre, con una cuadrilla de obreros, colocaba los "durmientes" de las vías férreas que unirían Argentina y Chile, camino al Pacífico. Los obreros vivían en las montañas, durante semanas y luego serían reemplazados por otros, conviviendo con el frío, la escasa comida, las explosiones de dinamita y la lógica peligrosidad de las altas montañas de los Andes...papá tenía 17 o 18 años. Mamá trabajaba en la limpieza general del casco de estancia de unos ingleses en la rica llanura de la provincia de Buenos Aires. Joven, como cientos o miles de muchachas del "interior" del país que llegaban con el dorado sueño que allí la vida, tendría un rostro más digno. No tenía estudios, arriesgó todo y aterrizó en el "servicio doméstico". Sus hermanos fueron tentados por el mar haciendo realidad, valientes y duras historias que supe escuchar de niño. Mi abuelo, papá de mi madre, solía hacer pan y con su carro y su caballo, lo vendía no en los pueblos sino en solitarias y alejadas viviendas del monte salteño. Tía Aurelia, la hermana menor de mi madre, es un capítulo aparte y amargo de la historia, porque desde su condición de muchacha humilde de aquel ignorado norte, dedicó su vida, en Buenos Aires, a una ascendiente familia devenida en oligarca; crió sus hijos, lavó sus ropas, limpió sus mansiones, acompañaba a la familia a sus vacaciones porque "la necesitaban", preparó sus comidas, enseñó a sus niños a no tener miedo de noche y junto a otras personas de la "servidumbre", terminó sus días sin mañana. Otros parientes, frecuentaron en penosas jornadas, los ingenios azucareros de Jujuy, allí en la frontera con Bolivia. Otros condujeron camiones, fueron obreras y obreros en las fábricas o simplemente construyeron su propio camino a pura lucha y resistencia contra la exclusión y la falta de dignidad.

Pretendo aproximarme, en forma muy subjetiva, con estas evocaciones, al permanente y complejo proceso que denominamos TRABAJO; en la primera mitad del siglo XX, en Argentina, experimentamos hechos (me atrevo a decir semejantes en toda América Latina...), que nos marcan fuertemente. Los campesinos sin tierra, ( mis abuelos y mis padres...), los obreros de las nacientes fábricas de las décadas del 30´, del 40´, del 50´, la oligarquía con sus demandas de trabajo esclavo, la explotación indiscriminada de los restos de pueblos originarios luego del genocidio de fines del siglo XIX, los peones de campo o "peones golondrinas", que junto a toda su familia viajaba de cosecha en cosecha por todo el país en condiciones paupérrimas...podría caracterizar cientos de argentinos cuyo trabajo fue y sigue siendo un jirón de injusticia signado por la condición de la miseria. El tiempo supo transformar algunas realidades en luchas sindicales, en organización, en pensamiento político, en políticas públicas y también en mejores aspiraciones, en capacitación, en estudio...pero, la lucha continúa!

Veo en los más humildes trabajadores de mi continente a mis padres, a mis abuelos, a todos aquellos que desde su humilde condición, trabajan, sueñan y se esfuerzan, al igual que todo el mundo, en una vida más digna para sus hijos, donde el VALOR DEL TRABAJO, TENGA LA RECOMPENSA QUE LE CORRESPONDA. Por todo esto, mi mayor respeto a TODOS LOS TRABAJADORES DEL MUNDO...POR TODO ESTO, LA LUCHA CONTINÚA, COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS...!!!!

jueves, 2 de mayo de 2019

Presentación Tantas primaveras de Arturo Palomino



e es grato presentar este libro de poesía editado por Donald Jaimes y prologado por Marco Martos. Este libro nos presenta un viejo pero actual tema: El amor. Motivo de publicación y estreno del novel poeta.

Debo confesar que después de una lectura analítica y conversación con el autor de sus motivos de inspiración, interpreto que en cada poema se halla presente como un tema central la muestra de reciprocidad mutua entre amor y música teniendo como elemento de sustento la naturaleza.
El ritmo poético de la escritura refleja una cadencia interior a medida que va redactando el poema, la expectativa de encontrar la melodía sutil en cada encuentro amoroso. Si bien la secuencia de poemas no termina con la derrota que implica el compromiso amoroso y todas las reglas de obligación que ella trae, sin embargo, el primer poema advierte ya de esa posibilidad: “porque mis manos serán las tuyas/un verano eterno”; “tuyos serán mis poemas”. La posibilidad del compromiso muta hacia un legado.

El tema central del libro es el amor mostrado como una ejecución musical. Si Antonio Vivaldi con Las cuatro estaciones retrata la vida como una época determinada, el amor en versos de Arturo Palomino representa la condición musical de cada instante de vida, la cual debe detenerse en una estación perenne: La primavera.

La mayor parte de los poemas «des-oculta» una cadencia rítmica interior, que mucho se asemeja a dos magníficos jazzistas: John Coltrane con su ejecución «Naima» y Miles Davis en Kind of blue, sobre todo en la ejecución de «Blue in Green”. Leer los poemas de Arturo Palomino bajo el ritmo de ambos temas «desenmascara» la estructura rítmica del jazz y los giros que representa cada ejecución, es tan variable como el amor que inspira al autor. «Sintiendo ese silbo melódico, / suave y ligero de la brisa del mar/ cálido también como este verano/ que es tuyo y nuestro, /que se perfecciona».

La reciprocidad amor-música concatena otros elementos concurrentes: naturaleza, lluvia, verano, primavera, sol. La naturaleza que impacta en lo cotidiano: «para empezar este día, / el naciente sol, / hará que brille, en tus ojos, el amor». La relación día-naciente sol-tus ojos-el amor invita la evocación de la necesidad melódica: «creará en nuestras vidas una nueva canción».

Cada melodía que advoca el autor en una cadencia de palabras interrumpidas sólo por palabras exquisitas: «nemorosa», «sinalefa», «alongadas», «mentiras fatuas» constituyen el silencio impuesto en el límite entre melodías, tal como se aprecia en el poema concierto, donde se resume el trasfondo teleológico del mensaje mediante la ejecución musical: «Notas sublimes bajadas del cielo/que iluminan el corazón/ cuerdas y sonidos, / vientos y sonidos, sonidos y ecos». Apartando el ritmo del ansiado coro de serafines, que proveen color a la melodía, el poeta encuentra, una cadencia interna muy terrenal, las notas musicales del poema, un sinfín de combinaciones que se confrontan entre fe y razón, la exultación de lágrimas al lograr las notas perfectas. Los ritmos conflictivos entre razón y metáfora hace necesaria ser recorrida por «las sendas transparentes de la razón».

La búsqueda de la felicidad a través del amor, como un antiguo anhelo, confronta la dualidad amor-dolor. El autor busca rescatar en las vertientes peruanas de la música vernácula, la melodía autóctona, ese ansiado ritmo melódico interior que conjugue con el amor. Se menciona «huayno», «Santiago», «yaravíes», «mulisas», «comparsas» y «pasacalles». Aunque no se aproxima claramente a la asunción de la poética de Guamán Poma en el pasado, o poemas de Killku Waraqa y Kusi Pawkar recientemente, aún esa melodía amorosa, aun próximo del estro colectivo autóctono, se encuentra más cercana a José María Eguren y quizás en algunos autores españoles.

Culmino esta presentación señalando que Tantas primaveras puede resumirse en un verso: “Tu silencio es el silbo del aire”.

Casa de la Literatura, martes 30 de abril 2019.

lunes, 25 de febrero de 2019

¿Por qué quieren invadir Venezuela?



Patricia de Souza
Escritora y doctora en literatura francesa. Ha publicado recientemente: Descolonizar el lenguaje, entre otros ensayos.
Tomado de:

Desde hace veinte años que la llamada "revolución bolivariana" viene siendo el blanco de todos los ataques, las fobias, las caricaturas y las calumnias. Vivimos en un mundo donde el modelo norteamericano ha triunfado: que existan ricos para que no haya pobres bajo la lógica del "chorreo", que les permitiría recibir las minucias que los ricos dejan a su paso. Esa idea, de que si el país "trabaja más, explota mejor sus recursos naturales" e invierte en todo lo que puede, los pobres serán justamente recompensados es una quimera. Hasta ahora, la repartición de riquezas significa que el 1% del planeta posea las tres cuartas partes de riqueza del globo. Basta mirar un reportaje sobre Yémen, sobre el Congo o Etiopía (más cerca, Haití por quien nadie mueve un dedo), para confirmar que estos países han sido víctimas del pillaje occidental. La mundialización ha globalizado también la mano de obra barata, si cuesta cara en un país, se manda a hacer a otro lugar, Bangladesh, India, ect, una especie de Gamarras multiplicadas.  
Cuando Hugo Chávez llegó al poder (1999), la mayoría de la población no tenía DNI, no existían ni tenían ciudadanía. Vinieron las nacionalizaciones de la empresa de petróleo PDVSA y de otras empresas que aprovechaban de la "economía de puerto" (todo por importación y por barco), para poner los precios que querían a los alimentos de primera necesidad. El Estado entonces intervino, y, como se hace en Francia, o en otros países de Europa, reguló, vigiló, permitiendo que la economía sea redistribuida en partes entre la población (eso, no se lo perdonó la burguesía colonizada de Venezuela). Ahora, bajo el credo de que la economía se regula sola, y frente a los lobbys que se han convertido en monstruos voraces, los gobiernos casi no gobiernan, su capacidad de maniobra es mínima. Un ejemplo: los Gafa (Google, Amazon, Facebook) que gana juicios y logra vivir sin pagar impuestos.
La frase más común que usa la gente para referirse al gobierno de Venezuela es "son comunistas", sin saber qué es el comunismo, porque el término parece inextricable. Solo hay tres países que se dicen "comunistas": China, que practica un capitalismo de Estado, Vietnam y Corea del Norte. El resto es un mundo globalizado del capital financiero que especula en las bolsas con la plusvalía de las cifras, detrás de las cuales hay gente en carne y hueso.
Descolonización
Chavismo, Bolivariano, etc, no es un proceso de imitación, ni prestado, por ahora sigue siendo capitalista más que socialista (al no poder desarrollar una economía local, las fallas obvias del manejo de los recursos del petróleo, el bloqueo económico feroz y la constante amenaza de golpe de Estado), es una revolución subjetiva, cultural, plural, abierta. Y femenina. Es decir, la verticalidad de la democracia representativa se transforma en una democracia participativa y ciudadana. No es el gobierno central quien decide qué necesitan en un departamento o una comuna, sino ellos quienes conocen mejor sus territorios, los que piden recursos según sus prioridades. La mayoría "chavista" pertenece a las clases populares (y una clase media ilustrada) que ha logrado acceder a la educación y la vivienda. Son ciudadanos y ciudadanas activas, no son solo un DNI, son personas que participan de la vida colectiva del día a día. Si digo que es un movimiento decolonial es porque buscan en sus propias fuentes y sus propias representaciones una forma de vida que se adapte a la época. Es fácil vivir la vida sin imaginarla. Es también un movimiento donde las mujeres participan de forma activa (70%), tienen acceso al parto humanizado, reciben una pensión como madres solteras y acceden a la educación a cualquier edad (Misión Robinson). No se ha avanzado en el tema del aborto porque el peso de la religión es muy fuerte, los evangélicos, no todos son radicales, presionan para que no se despenalice. En la situación actual eso es una anécdota. Resumiendo, poesía y creatividad frente a cinismo y pragmatismo capitalista.
Ecología
El precio del petróleo cayó por los suelos, Chavez ya no está y Occidente clavó su mirada de desconfianza en la muchedumbre de manos morenas, Los dañados, de Frantz Fanon, terminarían atacándoles en sus valores mercantiles solo existiendo. Solo así se entiende que un día Barak Obama declare "que Venezuela es un peligro para la seguridad de los EEUU". ¿Se volvió loco ? No, tampoco leyó el prefacio del libro de Fanon escrito por Jean-Paul Sartre, es que sabe, todos saben, que Venezuela posee la reserva de petróleo más importante del planeta, oro, diamantes, uranio, etc.
Ahora están decididos a entrar con el apoyo de una Europa que espera su tajada (si hacen memoria, o buscan, en un momento de la historia, Europa se repartió el mundo, los países coloniales, Francia, Inglaterra, Portugal). Europa ha depredado su territorio, hay necesidades concretas y un gobierno que se dice "socialista", es un peligro, hay que acabar con él. La confusión es total en el mundo de hoy: nadie se atreve a asumir el peso político de decir que este modelo neoliberal capitalista está obsoleto (no se atreven a inventar otro cuento), que hay que cambiar de modo de vida, que el american way life, desde que se implantó en Europa con el plan Marshall (después de la Segunda Guerra Mundial para sacar a Europa de la hambruna), nos está llevando al abismo. Nadie va a sobrevivir a una catástrofe ecológica. Tenemos temperaturas enloquecidas, sequía, deshielo de glaciales… desaparición de especies (más de 70% de insectos han desparecido).
Debido al recalentamiento climático la ONU prevé que en los próximos 10 años habrá más 50 millones de refugiados!, el nivel del mar sube… el horror.
Si el gobierno de Trump quiere apoderarse de los recursos de Venezuela, es para poder explotar nuevamente todo el continente, no solo será Venezuela, será Colombia, que funciona ahora mismo como un protectorado americano, Perú. Bolivia… Los venezolanos han inventado otra narración para este siglo: paz, ecología, feminismo, solidaridad, valores humanos que la sociedad capitalista ha pisoteado siempre. Es como la película de los hermanos Taviani en la que unos gemelos construyen con sus manos un castillo hermoso, lleno de plantas y flores, cuando los adversarios lo ven, ordenan quemarlo.
No hay crisis humanitaria
Quienes creen que hay crisis humanitaria son de una ingenuidad increíble. La Cruz Roja ha negado que exista tal crisis, la ONU no autoriza esa intervención, o sea, el Caballo de Troya se prepara a entrar con ese pretexto para derrocar a un gobierno legítimamente elegido. Los que votaron por Nicolás Maduro, 6 millones de 18 millones del registro electoral, no se van a quedar pasmados, es obvio. ¿Quieren instalar una guerra civil tal como sucedió en Irak, Siria, Libia, países destruidos con mentiras, sumergidos en el caos de guerras intestinas? A estas alturas, aunque no quisiera creerlo, puede que sí. ¿Creen que eso no nos va a tocar? Pues yo creo que sí, balcanizar Venezuela es violentar a todo el continente porque Venezuela no es Panamá ni Honduras, y miren cómo está Honduras ahora (desde que sacaron a Zelaya), la población huye despavorida a los Estados Unidos donde les cierran las puertas. El gobierno del señor Vizcarra ha tenido, y tiene, un rol servil. El Perú, amnésico como siempre, ha olvidado en qué momento de la historia se encuentra, no se da cuenta de que está sirviendo de Felipillo, acompañando a una escalada violenta que históricamente tendrá que justificar. No podemos dejar que Estados Unidos invada Venezuela, las patrañas y los falsos positivos, abundan, la prensa razonable no existe en el Perú (ni en Francia, por otro lado), anestesiado por la dureza de la vida, el consumo, y la depredación de sus recursos naturales. Es humillante para cualquier persona que conoce el tema, como se insulta a la inteligencia colectiva, leer tanta farsa, tanta arrogancia machista, porque está en juego el complejo de que los "blancos", mejor si son occidentales, piensan mejor, es ofensivo, es una recolonización. Hay aquí una subjetividad enredada, desorientada. Miremos de frente a la historia y pidamos a nuestro gobierno que esté a la altura del momento.

sábado, 14 de julio de 2018

La filosofía, en pie de guerra


Nota del editor: 
Recojo dos artículos publicados recientemente en El País de España. Los conservadores sueñan con extirpar la filosofía del currículo de cada país, en algunos casos como en Perú, ya no existen como asignatura y se las ha remplazado por religión. El clamor es que nuevamente se le introduzca como asignatura, la filosofía es una herramienta tan poderosa que genera pensamiento crítico y brinda nuevas construcciones en el pensamiento humano

Juan Cruz.
Madrid 
Tomado de: https://elpais.com/cultura/2018/07/13/actualidad/1531501508_070381.html
Los profesores exigen al nuevo Gobierno el regreso de su asignatura al bachillerato.
Los profesores de Filosofía, indignados desde hace seis años contra la LOMCE del ministro Wert, la virtual desaparición de su asignatura del Bachillerato, siguen en pie de guerra y advierten al nuevo gobierno socialista que no sería bueno “dejar esta asignatura para septiembre”. Reunidos en torno a la REF (Red Española de Filosofía), organizan olimpiadas, congresos, debates e incluso justas callejeras, para llamar la atención sobre el perjuicio que causa esta ausencia no solo al entramado educativo sino a la articulación democrática de la sociedad.
"Ya que no pueden dar Filosofía en las aulas, “hemos vuelto al ágora”, dice la presidenta de la REF, María José Guerra, catedrática de Filosofía Moral en la Universidad de La Laguna. A esa REF pertenecen 56 asociaciones de filósofos de toda España. Esta movilización contra la desaparición de la asignatura en el bachillerato tampoco conoce tregua ahora, a la espera de que el nuevo Gobierno socialista y su ministra de Educación, María Isabel Celaá, concreten lo que esta quiso para Euskadi cuando era allí diputada: que la Filosofía importe en el currículo. Historia de la Filosofía está prácticamente eliminada en segundo de Bachillerato y Ética (cuarto de la ESO) es una optativa “sin apenas carga horaria y alternativa a Religión”, lo cual "deja reducido al mínimo la presencia de Filosofía en el sistema”.

Los entrecomillados son de una carta que la REF envió a Celaá, en la que los representantes de los profesores en pie de guerra le pedían una entrevista para “solucionar la precaria situación de estas materias y conocer las propuestas del nuevo equipo ministerial ante este asunto". La carta fue entregada el último 20 de junio. Aún no ha recibido respuesta. EL PAÍS tampoco halló reacción del ministerio al respecto.

El pasado miércoles, durante la entrevista de este periódico con las firmantes de esa carta y representantes de la REF (María José Guerra, Esperanza Rodríguez, presidenta de la Comisión de Educación de la REF, y a Soledad Hernández, profesora interina de Instituto), la ministra desgranó en el Parlamento algunos de sus propósitos. Habló de introducir como obligatoria una asignatura llamada Valores cívicos y éticos. Se olvidó de Filosofía.

En un artículo que enviaron a EL PAÍS, Guerra y Rodríguez celebran aquella iniciativa en torno a los valores y la ética, pero “alertan de la necesidad de no incurrir en errores pasados” e instan a "la implementación de la asignatura (...) en el currículo de educación secundaria".
 Compromiso de Sánchez
La REF le recuerda también a la ministra que el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “se comprometió a restituir la Filosofía al lugar que le corresponde”. Lo dijo en uno de los encuentros Salvemos la Filosofía que forman parte de la ofensiva nacional para que la asignatura vuelva al currículo.

¿Y por qué es tan importante que se enseñe Filosofía? María José Guerra responde: “Privar a los estudiantes de la educación en Filosofía significa borrar una parte de nuestros orígenes culturales. No es solo una cuestión crucial para las humanidades sino también para los bachilleratos científicos, tecnológicos o artísticos. En el siglo de la posverdad, los algoritmos y la robótica, se requiere una reflexión sobre la gran desorientación que causan los cambios tecnocientíficos. La filosofía articula las competencias ciudadanas: la argumentación, el debate, no son posibles sin filosofía".

Soledad Hernández: “Sin Filosofía no hay juicio crítico. Es lo que aporta la Filosofía en Secundaria: las herramientas necesarias para crear un buen ciudadano. Aprender a argumentar con el otro de manera que el argumento no sea una confrontación sino un diálogo”. Esperanza Rodríguez: "La Filosofía hace que los estudiantes aprendan a hacerse preguntas sobre su comportamiento, lo que es preferible y desechable. Conduce a sentir que pensar no es cosa de locos, sino de ciudadanos conscientes. La adolescencia es el momento de las preguntas, y es el momento en que los chicos deben moverse con autonomía de pensamiento. ¿Y quién no quiere una ciudadanía así?”.

Desapareció la Filosofía del Bachillerato en 2012, dice Guerra, “por la colonización de una ideología meramente empresarial, que afectó no solo a la educación sino también a la sanidad. El neoliberalismo y el neconservadurismo, que dictaron la destrucción de la conciencia crítica y apostaron por los valores tradicionales y por colocarlos al margen del sentido crítico". La REF está en contacto con otras redes mundiales, en Latinoamérica, en Estados Unidos, en el Reino Unido, "y allí", dice Guerra, "nos encontramos con problemas similares. Es un desastre global".

A eso alude el más activo de los filósofos, Fernando Savater. "La filosofía es la tradición occidental (democrática, si se prefiere) por la que se conservan de modo racional y laico las grandes preguntas de la vida que antes solo tenían cabida en la religión. Son preguntas no instrumentales (no buscan encontrar cosas o fabricar herramientas) sino mantener abierta la cuestión insoluble del sentido de la vida humana, del bien y del mal, la perpleja angustia de la muerte. Yo creo que los estudiantes tienen que insertarse en esa tradición y enterarse de que no solo importa saber datos y ganar dinero. Desgraciadamente, la filosofía desaparece del bachillerato no solo en España sino en toda Europa: solo permanece en Francia e Italia, en los demás países se ha refugiado en la Universidad (Alemania) o ni eso (anglosajones, países nórdicos…) Ah", añade Savater, "y la inquina contra la inútil filosofía en este país viene de más atrás, no es cosa de Wert… Ahora se expresa llamando filosofía a una especie de manual del guerrillero moderno (de donde vienen los teóricos de Podemos, Marina Garcés, etcétera…). Para eso, francamente, más vale que desaparezca de una vez".
Esperanza Rodríguez escuchó decir, en las reuniones ministeriales que dieron fin, en la era Wert, a la enseñanza de la Filosofía como asignatura obligatoria del Bachillerato, que "la filosofía no sirve para nada". Con esa filosofía, creen ella y sus compañeras, se acabó con la disciplina. Fue, según Guerra, una consecuencia más "de los recortes en toda la educación pública, que dio de sí una ley que potencia las desigualdades y buscaba la bifurcación de los estudiantes desde edades muy tempranas". E iba en contra, sobre todo, de la apuesta por el atrévete a saber que proclaman maestros como Emilio Lledó e incluso ministros actuales, como José Guirao, el titular de Cultura. 
En su artículo común sobre el olvido creciente de la filosofía en el currículo, María José Guerra y Esperanza Rodríguez le dicen a la ministra Celaá: "No dejemos, por favor, esta asignatura para septiembre". Ellas y sus compañeros esperan en pie de guerra.
TEMOR Y DESDÉN
Ángel Gabilondo, filósofo. “La capacidad de pensar compete a todas las materias. Nos enseña a abordar la creación de ideas y a mostrar espíritu crítico, a ejercer la libertad de pensamiento. La filosofía es imprescindible para no tener una idea dogmática o abstracta de los conceptos. Debe estar por ello en el currículo, claro que sí”.
Manuel Cruz, filósofo. "Probablemente resulte un tanto presuntuoso en estos tiempos que nos ha tocado en suerte vivir afirmar, como hacen algunos, que los poderosos de diferente tipo que pueblan nuestra sociedad le tienen miedo a la filosofía, debido a la carga que ella contiene de inteligencia crítica y de capacidad de impugnación del orden existente. Quizá describa mejor la consideración de lo filosófico que tales poderosos albergan sostener que lo ven como algo perfectamente prescindible. No es, por tanto, un rechazo que nazca del temor, sino del desdén. Desprecian cuanto ignoran, como sin duda hubiera dicho nuestro poeta. Pero no es cuestión de que, frente a las inconsistencias de aquellos, la filosofía ofrezca ámbitos de certeza incontrovertible o de fundamentación incuestionable para nuestras creencias. La filosofía no está para garantizar la verdad, sino para protegernos de la(s) mentira(s), en cualquiera de sus formas, de la más elaborada a la más banal. Probablemente bajo esta clave pueda ser interpretado el formidable esfuerzo que representa la historia de la filosofía en su conjunto, y por lo que consideramos fundamental que nuestros jóvenes la conozcan: porque constituye el sostenido empeño, por parte de todos aquellos pensadores que se han aplicado a lo largo de la historia a reflexionar con la mayor lucidez posible, en desvanecer las cambiantes nubes de engaño y oscuridad en las que el ser humano, desde sus orígenes, ha estado envuelto. Por supuesto que hoy nos envuelven las nuestras, como a nuestros antepasados les envolvieron las suyas. Pero el denominador común de los grandes filósofos siempre ha sido, aunque cada cual lo dijera con sus propias palabras, la pulsión por acreditar que no hay nada más práctico que una buena teoría. Porque permite mostrar lo que nuestro mundo tiene de construcción, de artificio, de producto humano y, en esa medida, en demasiadas ocasiones, de engaño social organizado que venimos obligados a combatir. Si todavía nos importa eso de ser libres."
Argelia Queralt Jiménez, profesora de Derecho Constitucional y escritora. “La filosofía en las escuelas e institutos y, en general, un acercamiento siquiera somero a las ciencias sociales, aporta enormes ventajas a la maduración intelectual de nuestros chicos y chicas. Se destacan ahora tres beneficios estrechamente relacionados entre ellos. No sentirse raros: la filosofía, entendida como estudio de las grandes preguntas de la vida, acerca a nuestros jóvenes a otras personas que antes que ellos ya se plantearon cuestiones como la vida y la muerte, el miedo a lo extraño, la fe, el amor, etc. Capacidad crítica: les dota de elementos para analizar críticamente la realidad, permitiéndoles identificar y seleccionar los contenidos útiles para el debate de entre la ingente cantidad de datos a la que tienen acceso con tan solo un clic. Distancia y paciencia: les ayuda y acostumbra a plantearse desde una cierta objetividad y serenidad los hechos que les envuelven porque, en definitiva, la filosofía ayuda a pensar, no a reaccionar”.
Nilo Casares, profesor de Filosofía y crítico de arte. “El problema de las penurias de la ley Wert no es solo español, la situación en México es igual de mala, no menos que en los Estados Unidos de Norteamérica, u otros de habla hispana. La ley Wert es de 2012, pero unos años antes aparece el primer iPhone, teléfono que posee dos características principales, una primera es la de utilizar como interfaz una pantalla plana (esto es de máxima importancia) y la segunda, estar enriquecido con circuitería electrónica que lo eleva a rango de ordenador. A partir de este telefonito, en España todos serían calificados como inteligentes, no así en otros países, en donde smart solo es eso, enriquecido con un chip. El hecho de calificarlo de inteligente hace que el usuario delegue la capacidad de decisión en el aparatito y deje de emplear su propia inteligencia como tal. Esta es la utilidad del cacharro en cuestión, aplanar al ciudadano, y consigue hacerlo, y ahí lo espléndido del logro, en un contexto de investigación aeroespacial que nos impide asumir la planitud de la tierra, que es en donde hemos vuelto a vivir, de la misma manera que en estados unidos consiguen que las escuelas vuelvan al creacionismo y se desdigan del evolucionismo, pues en idéntica medida los chicos de Silicon Valley, cuyo único modelo de riqueza es la del ganador se lo lleva todo, han instaurado la tierra plana después de su circunvolución por parte de la Corona de Castilla, pero eso sí, nos han dejado el resquicio de permitirnos el sabor de la navegación, apple o android, como antes pudimos elegir entre Windows o Mac. Lo que quiero decir con esto es que la eliminación de la Filosofía de los planes del Bachillerato no es más que el intento de consolidar la planitud de la tierra en unos tiempos en que el usuario no sale de la pantalla, plana, de su dispositivo. ¿Y para qué lo tiene ahí encerrado? Para producir datos a coste cero para las empresas de Silicon Valley, datos con los que ellas comercian y se enriquecen a cuenta de dotarte de algunos servicios gratuitos, cuales son los distintos nichos ecológicos de los que ellas no te permiten salir, al tenerte todo el día con el dedito sobre la pantalla y los auriculares incrustados en tus oídos”.

Una asignatura pendiente: la filosofía en la secundaria

Las autoras escriben sobre la preocupación que se extiende en la comunidad filosófica española sobre los planes académicos futuros acerca de la materia

MARÍA JOSÉ GUERRA / ESPERANZA RODRÍGUEZ

El miércoles conocíamos la batería de medidas con las que el Ministerio de Educación quiere desactivar los elementos más controvertidos de la LOMCE. La Red Española de Filosofía (REF) ha estado movilizada, incesantemente desde su promulgación, contra dos de los aspectos de esta Ley: -la eliminación de la Historia de la Filosofía como asignatura obligatoria en 2º de Bachillerato y -el hecho de que el alumnado no tuviera acceso, en condiciones de igualdad, a la formación ética y cívica. Asimismo, hemos criticado, con determinación, que la LOMCE, en convergencia con recortes draconianos, abundaba en la inequidad y la segregación y erosionaba la escuela pública.

La ministra Celaá anunció en su comparecencia la introducción de una asignatura obligatoria para todo el alumnado con el nombre de “Valores cívicos y éticos” que recoge la aspiración de la comunidad filosófica española de una formación integral, igualitaria e inclusiva en ética y competencias ciudadanas. La REF, sin embargo, alerta de la necesidad de no incurrir en errores pasados, en cuanto a la implementación de la asignatura, para asegurar su carácter vertebrador tal y como recomiendan las directivas europeas y la UNESCO, en el currículo de Educación Secundaria. El profesorado de Filosofía es el más indicado, dada su cualificación, para abordar los contenidos y el desarrollo de las competencias de una asignatura que contemple núcleos temáticos relacionados con la ética individual y pública, con la igualdad, la equidad y la justicia social, así como con la enseñanza de los marcos normativos de los Derechos Humanos y la Constitución.

Sin embargo, al mismo tiempo, la preocupación se extendía en la comunidad filosófica española, y en gran parte de la ciudadanía que ha participado en las campañas de “Salvemos la Filosofía”, por no encontrar referencia a la restitución de la Historia de la Filosofía como asignatura obligatoria en el Bachillerato que, recordamos, contaba con el consenso de todas las fuerzas políticas en la mesa del malogrado Pacto Educativo. La REF mantiene que la vuelta a la situación anterior a la LOMCE es fundamental, y así lo defendió, en su momento, la misma ministra de Educación, en el Parlamento de Euskadi, al reaccionar con prontitud contra la LOMCE y defender una Proposición No de Ley que instaba a utilizar el margen autonómico para no abandonar aspectos fundamentales de la LOE. Asimismo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió públicamente a restituir a la Filosofía en el lugar que le corresponde cuando se le preguntó a este respecto en el contexto de la campaña de “Salvemos la Filosofía”. Desde la promulgación de la LOMCE la mayoría de las Comunidades Autónomas han utilizado su margen de actuación para garantizar la obligatoriedad de la Historia de la Filosofía en todas o casi todas las ramas del Bachillerato. El dato anterior evidencia la necesidad que estamos planteando y la REF ha sido un elemento activo en estos avances, a través de negociaciones en todos los territorios del Estado. El objetivo ineludible es restituir a la Historia de la Filosofía su carácter común y extender su obligatoriedad.

Queremos argumentar, en lo que sigue, a favor de por qué la vuelta a la Historia de la Filosofía, en el marco de un ciclo formativo que fuera de 4º de la ESO a 2º de Bachillerato, es urgente y necesaria como elemento ineludible de un sistema educativo de calidad que confronte los retos sociales del presente y el futuro.
La Historia de la Filosofía, en primer lugar, remite al legado de las corrientes de pensamiento que han construido nuestra idiosincrasia europea. Al eliminarla para una gran mayoría del alumnado es obvio que los orígenes griegos de nuestra civilización, el Renacimiento, las Revoluciones científicas o la misma Ilustración –origen de las democracias modernas- no serán referentes accesibles para los futuros profesionales ni servirán de marco inspirador para el ejercicio de la ciudadanía. Esta pérdida del hilo genealógico nos conduce a fomentar una anomia social, una desorientación, que, en el contexto de los retos de la era digital, no podemos seguir permitiéndonos. Sin el acervo filosófico y humanístico, además, difícilmente, una persona puede considerarse culta e instruida y esto lastra su acceso a los bienes culturales tal y como ha expresado con claridad el actual Ministro de Cultura José Guirao. No debemos desoír las advertencias del filósofo Emilio Lledó a este respecto y privar del Sapere Aude, del “Atrévete a saber”, a las jóvenes generaciones.
En segundo lugar, el ciclo formativo en Filosofía, que debe ser articulado en tres asignaturas y cursos consecutivos, es imprescindible para el desarrollo de competencias básicas de análisis lógico, argumentación y pensamiento crítico. En este sentido, la REF ha auspiciado la celebración exitosa de cinco ediciones de la Olimpiada Filosófica de España, la última en Extremadura y dedicada a pensar sobre Revolución y Utopía, que fomentan la Disertación, la dilucidación de Dilemas morales y que han incluido, además, el reto del embate de los medios audiovisuales en las modalidades de Fotografía y Video filosófico como muestra de innovación educativa. La Educación Secundaria no puede seguir viendo mermada su función central de ser Escuela de Pensamiento. Como reitera la UNESCO, la Filosofía es una Escuela de Libertad.
Hemos constatado, finalmente, que la apuesta por la especialización y la profesionalización temprana se ha estrellado estrepitosamente contra la realidad, como ya advertíamos. Ante la llamada Cuarta Revolución Industrial – que conjuga Inteligencia Artificial, Automatización y Robótica- el mercado de trabajo está sufriendo transformaciones decisivas que exigen una formación integral que fomente las capacidades para el aprendizaje permanente a lo largo de la vida. No hay disciplina que prepare mejor que la Filosofía para la renovación y el cambio consciente tanto en la vida personal como en la laboral y profesional y, más aún, en esta vertiginosa y frenética era digital. Asimismo, frente a la irrupción de la denominada posverdad en la esfera pública, el entrenamiento que se proporciona en las disciplinas filosóficas en el interrogar incisivo, la duda metódica y el escepticismo prudente-– desde Sócrates a Descartes y a Hume- son hoy un requisito ineludible si no queremos que la democracia sucumba ante los cantos de sirena de la manipulación mediática que reverbera en las redes sociales. Si hay que invocar a Kant, en este convulso siglo XXI, es, sobre todo, por su formulación de la Crítica del Juicio, del ejercicio del discernimiento, que debe ser el modus operandi de todo ser humano que aspira a pensar por sí mismo y a construir una sociedad decente y justa.

Solicitamos, por tanto, que se anuncie, cuanto antes, la vuelta de la Historia de la Filosofía al Bachillerato como asignatura obligatoria. Solo así se complementará el ciclo que tendrá como objetivo la formación integral de nuestras jóvenes generaciones con el fin de prepararlas para un siglo XXI que nos aguijonea con viejos y nuevos retos civilizatorios. No dejemos, por favor, otra vez, esta asignatura para septiembre.

María José Guerra, Presidenta de la REF y Catedrática de Filosofía Moral de la Universidad de La Laguna
Esperanza Rodríguez, Presidenta de la Comisión de Educación de la REF y Profesora de Filosofía en el Instituto Margarita Salas de Majadahonda.

miércoles, 30 de mayo de 2018

Amauta: La revista que enseñaba





EXPOSICIÓN EN LA CASA DE LA LITERATURA PERUANA
Amauta: La revista que enseñaba
¿Qué tienen que ver un tren al sur, una revista limeña nonagenaria y un centro minero para hablar de la educación en el Perú? Una exposición determina estos hilos alrededor de la figura de José Carlos Mariátegui
 Tomado de:
29/4/2018



José Vadillo Vila
jvadillo@editoraperu.com.pe
A inicios del siglo pasado, los proyectos periodísticos-literarios tenían la impronta de cambiar el mundo. Hoy solo se piensa en Netflix y en seguir las “tendencias” que imponen las redes sociales.

Las élites intelectuales no estaban alejadas ni de los compromisos educativos ni de los engranajes que movían los obreros en las fábricas a fuerza de brazos.

Ese hito articulatorio de intelectuales, artistas con intereses por modernizar el país, se llamó Amauta, un mensuario vital, que desde 1926 dirigió y publicó José Carlos Mariátegui (1894-1930). Le bastaron 32 números (los últimos tres bajo la dirección de Ricardo Martínez de la Torre) para ser referente. Fue “el escenario” de la intelectualidad de su tiempo.
000

Una antediluviana imprenta Export recibe al visitante en la primera planta de la Casa de la Literatura Peruana, a pie juntillas de la biblioteca Mario Vargas Llosa, mientras el ferrocarril despierta a los durmientes y los turistas toman fotos de Lima y su cerro San Cristóbal.

Esa máquina de la casa Nebiolo & Comp-Torino la instalaron los hermanos Julio César y José Carlos Mariátegui La Chira para su imprenta Minerva. De sus rodillos salieron tanto los números de la revista Amauta como los 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana, aquella vitalidad de libro que cumple 90 años este 2018.

En la Caslit se expone, por estos días, la muestra Un espíritu en movimiento. Redes culturales de la revista Amauta, lo cual permite conocer la importancia de esta publicación y la red que desarrolló, en la que sumó nombres claves. Sus vasos comunicantes se afianzaron en ciudades importantes para la intelectualidad de ese tiempo: Junín, Puno, Cusco, Arequipa, Lima.

Por medio de las misivas se puede comprobar esa relación de Mariátegui con intelectuales como Valcárcel, Magda Portal, Gamaliel Churata, artistas plásticos como José Sabogal, Julia Codesido, Diego Kunurana y Julio Gutiérrez. Educadores como José Antonio Encinas, Emilio Vásquez y Julio Acurio, y los obreros sindicalistas Julio Portocarrero, Adrián Sovero, Gamaniel Blanco.

Mariátegui prologó Tempestad en los Andes (1927) de Valcárcel, quien, como muchos de los aliados estratégicos, vendía Amauta en su jurisdicción. Valcárcel estaba en Cusco, pero tenía nexos en Argentina y Bolivia, donde presentó con la Misión Peruana de Arte Incaico (1924-1925) espectáculos de teatro y música, y conferencias. En una carta de 1925, desnuda a Mariátegui el norte de su labor: “Estoy en el empeño de demostrar dos cosas: primero, el altísimo valor de la cultura inca junto a las grandes culturas del globo; segundo, la supervivencia del incario sin el inca”.

Lazos comunicantes. En Puno, Gamaliel Churata escribía y distribuía Amauta, y, a la vez, se reproducían artículos de Mariátegui en el boletín Titikaka, que editó el hoy reconocido grupo Orkopata, cuyo norte se atisbaba en similar línea genérica a la de Valcárcel: potenciar la fuerza telúrica del indígena.

“No tiene usted que agradecerme por la colaboración que presto a Amauta y Minerva. Cuando los hombres se reúnen con fines humanos, la colaboración es obligatoria y entonces el agradecimiento sobra”, escribió Churata a Mariátegui en una carta de 1926.

000

En el documental Rompiendo las distancias, de la realizadora Berenice Tello, el académico Víctor Mazzi recuerda cómo el centro minero de Morococha fue tan importante para la intelectualidad peruana reunida en Amauta, al igual que la obrera Ate-Vitarte, en Lima.

El ejemplo de Amauta les permitió desarrollar tanto un modelo de prensa obrera como la formación de lo primeros “centros escolares obreros” con “espíritu autodidáctico”: cada campesino-obrero aportaba 40 centavos para crear esta escuela y pagar a los maestros de sus hijos se eduquen (recién en tiempos de Centromín la pagó la patronal).

000

Espíritu democrático. Mariátegui mantuvo correspondencia con el poeta-obrero Augusto Mateu Cueva, el editor y librero jaujino Max Pecho, los obreros publicaban en las revistas Amauta y Labor (quincenario de ocho páginas que editó 10 números, entre noviembre de 1928 y setiembre de 1929; fue cerrado por el autócrata Augusto B. Leguía).

¿Y qué tiene que ver el ferrocarril de la Ciudad Blanca? Observe que los ejes de Amauta son con el sur, ¿por qué? La avanzada intelectual se encontraba allá. El investigador Juan Alberto Osorio recuerda que las ideas vanguardistas llegaron primero al sur del país, por la influencia de Buenos Aires y Montevideo. Las ideas viajaban a caballo, en autos y ferrocarril. He ahí el progreso.

000

Es bueno escuchar puntos divergentes. El académico sanmarquino Jorge Valenzuela revisó Amauta con otros ojos, y acaba de presentar en Cuba una ponencia sobre cómo Mariátegui construyó nuestro canon indigenista con un “prejuicio” hacia los escritores ajenos a la esfera del socialismo. Así, “sepultó” para la posteridad a Ventura García Calderón, por ejemplo.

Esa mirada de Mariátegui, que resalta la justicia popular andina que construye Enrique López Albújar en el cuento Ushanan Jampi, aunque el tratamiento que da a los indios el autor de Matalaché es de seres inferiores, es injusta porque el canon que construyó Mariátegui ha formado a la crítica literaria de los cuarenta, cincuenta y sesenta, dejando de lado a autores, dice.

viernes, 18 de mayo de 2018

Bicentenario del natalicio de Karl Marx



A DOS SIGLOS DEL NATALICIO DE KARL MARX: VIGENCIA DE SU SISTEMA FILOSÓFICO.*
Víctor Mazzi Huaycucho
Hamut'aq, Grupo de Estudios Filosóficos

I
n este homenaje al bicentenario del natalicio del “viejo” Marx, quisiera empezar señalando que reflexionaré brevemente de lo que tanto Karl Marx y Frederic Engels han aportado a la filosofía como disciplina rigurosa, sistema filosófico que hasta hoy causa adhesión, por la actualidad de sus predicciones y/o consecuencias sobre el capitalismo, en el desarrollo de la humanidad. Recuérdese hace pocos años la revista Time reconoció que Marx no se equivocó al señalar el carácter estructural de las crisis económicas en el capitalismo, motivo de una discusión sobre economía en crisis en el encuentro de Davos.

En esta ponencia trataré de apartarme de las habituales exégesis y eslóganes a los que se han acostumbrado quienes han pretendido “interpretar” la obra de Marx y Engels, quienes finalmente terminan convertidos en artículos de fe (en lo que llamo «marxismo confesional») y sus obras más trascendentes (El Capital, Contribución a la crítica de la Economía política, Miseria de la filosofía, Manifiesto Comunista, entre otros muchos) se elevan como dogmas irrebatibles conteniendo “verdades absolutas”. También deseo marcar distancia con los ataques exacerbados contra la obra y el pensamiento de Marx, sobre todo, en aquellos discursos provenientes del «racionalismo crítico», pretendiendo que Marx fuera un “profeta” y que sus teorías se reducían a un “determinismo histórico” de condición acientífica, señalando que: «el marxismo, la forma más pura, más desarrollada y más peligrosa del historicismo, de todas las que hemos examinado hasta ahora».

Suscribo que la obra de Marx no puede reducirse a «eslóganes» y debe estudiarse mucho más, hay que desmitificar el pensamiento de Marx como un «icono inerte» y estudiarlo en su real dimensión: el creador de un sistema filosófico que permite analizar las condiciones materiales en los que se desarrollan las clases sociales y su dinámica de evolución y desarrollo.

Ante la profusión de seguidores “críticos”, intérpretes y exégetas, elegiré una idea que propuso el primer marxista “convicto y confeso” en el Perú –José Carlos Mariátegui,-, quien había alertado en 1930, la incorrecta actitud de muchos al leer a los "intérpretes" y "exégetas", pero no la obra del mismo Marx. Escribe:
"La verdadera imagen de Marx no es la del monótono materialista que nos presentan sus discípulos. A Marx hace falta estudiarlo en Marx mismo. Las exégesis son generalmente falaces. Son exégesis de la letra, no del espíritu".
Esta advertencia refiere a quienes creen saber de Marx leyendo a sus intermediarios y no al mismo autor. En su mensaje al II al segundo congreso obrero de Lima (1927), Mariátegui señalaba el potente uso como herramienta teórica del pensamiento de Marx:
“Hay que despojarse radicalmente de viejos dogmatismos, de desacreditados prejuicios y de arcaicas supersticiones. El marxismo, del cual todos hablan pero que muy pocos conocen y, sobre todo, comprenden, es un método fundamentalmente dialéctico. Esto es, un método que se apoya íntegramente en la realidad en los hechos. No es, como algunos erróneamente suponen, cuerpo de principios de consecuencias rígidas, iguales para todos los climas históricos y todas las latitudes sociales. Marx extrajo su método de la entraña misma de la historia. El marxismo, en cada pueblo, en cada país, opera y acciona sobre el ambiente, sobre el medio, sin descuidar ninguna de sus modalidades.”
Sospecho después de enunciado dicho criterio, aún hoy muchas generaciones de jóvenes tienen simpatías personales de adhesión al pensamiento de Marx sin comprender cuál es su esencia en la construcción del sistema y cómo puede resultar una metodología útil, una herramienta para el análisis reflexivo y para la acción consecuente. Aunque constato que muchos «marxistas empíricos» prefieren «la acción» y menosprecian la teoría que puede guiarla.

Time reconoció que Marx no se equivocó al señalar el carácter
 estructural de las crisis económicas en el capitalismo
II
La tradición filosófica alemana ha fundado un conjunto de sistemas, todas se reclaman como continuadoras de la tradición filosófica surgida en la Grecia del Siglo VI A.N.E. Cuya cúspide más elevada son los sistemas de Immanuel Kant (la razón) y GFW Hegel (la dialéctica].

Tanto Karl Marx como Frederic Engels pertenecían al ala de “izquierda” de los jóvenes hegelianos. Ambos manifiestan que pusieron “patas arribas” el sistema hegeliano, rescatando todo la dialéctica como soporte de su nuevo sistema. Engels en el prólogo a Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana señala el origen de la rebelión:
En Hegel, la verdad que trataba de conocer la filosofía no era ya una colección de tesis dogmáticas fijas que, una vez encontradas, sólo haya que aprenderse de memoria; ahora, la verdad residía en el proceso mismo del conocer en la larga trayectoria histórica de la ciencia, que, desde las etapas inferiores, se remonta a fases cada vez más altas de conocimiento, pero sin llegar jamás, por el descubrimiento de una llamada verdad absoluta, a un punto en que ya no pueda seguir avanzando, en que sólo le reste cruzarse de brazos y sentarse a admirar la verdad absoluta conquistada” (pág. 11)
La idea del desarrollo funda una condición relativa de la filosofía y la estructura de toda teoría del conocimiento y epistemología: “no hay sistema absoluto” que pretenda ser la última versión del conocimiento, cada vez resulta una aproximación al objeto que cambia constantemente.

La filosofía de Marx y Engels rescata lo primordial del sistema hegeliano: El método dialéctico. La idea del progreso mediante una dualidad de contrarios en pugna provenía del efesio Heráclito. La diferencia con el sistema hegeliano provenía de la adopción de una postura materialista que reconoce a la naturaleza como lo realmente existente, mientras que en Hegel la naturaleza se reduce a una degradación de la “idea absoluta”.

Señala Engels, que “El gran problema cardinal de toda la filosofía, especialmente el de la moderna, es el problema de la relación entre el pensar y el ser.” Si bien esta idea ya la había planteado Parménides siglos antes, plantea un esquema del proceso del conocimiento y de las condiciones en las que se puede establecer un criterio de certeza en las teorías que van emergiendo producto de esta relación. La identidad entre el pensar y el ser implica una variedad de respuestas a las preguntas que Engels había planteado:"¿Qué relación guardan nuestros pensamientos acerca del mundo que nos rodea con este mismo mundo? ¿Es nuestro pensamiento capaz de conocer el mundo real; podemos nosotros,  en nuestras ideas y conceptos acerca del mundo real, formarnos una imagen refleja exacta de la realidad?" (p. 20)

Precisamente la negación de la existencia de verdades absolutas proviene de esta condición que oscila entre el progreso y el relativismo del conocimiento. Si bien establece una problematización entre pensar y ser, su forma dual espíritu o naturaleza, correspondía que en la elección de la condición ser dividiera los campos de la filosofía entre «idealistas» y «materialistas». El mundo real es cognoscible, la formación del pensamiento debe reconocer el mundo “exterior”.

El defecto del materialismo de Feuerbach –sostuvo Marx en 1845- es que concibe las cosas, la realidad, la percepción «bajo la forma de un objeto o de contemplación». Es decir las cuestiones de prueba del conocimiento verdadero, como problema y camino de investigación es que si al pensamiento humano «se le puede atribuir una verdad objetiva», lo que nos conduce a una resolución «práctica».  En la segunda tesis sobre Feuerbach, coincide con la tradición empírica inglesa, y antecede al pragmatismo: «Es en la práctica donde el hombre tiene que demostrar la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la terrenalidad de su pensamiento». Sobre esta condición cognitiva, nos conduce a la tesis 11: «Los filósofos no han hecho más que interpretar [contemplar] de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo».

En la onceava tesis va a crear una nueva condición del filósofo: no sólo puede ser contemplativa y académica, debe ser acción, mundana en su despliegue. A la idea de una filosofía en la acción y para la acción, considera una condición básica: el reconocimiento que la realidad cambia, pero el cambio debe ser también modificación expresa en la acción humana. Transformar implica crear las condiciones “materiales” en la cual el cambio indique una dirección, no es “acción ciega” sino una dirección en el que los actos y la acción sean dirigidas por una teoría coherente y la autoafirmación de cómo debe concebirse dicha «acción».

III
¿Por qué sigue vigente el sistema y la doctrina de Marx? Pregunta que se ha respondido desde distintos ángulos e intereses. El diagnóstico de la sociedad de su época –el capitalismo inglés en consolidación- y las propuestas desde una sociología que funda una actitud sobre el poder, en el proletariado, clase social emergente, debe proponer un programa político que resuelva las condiciones de vida de la clase obrera. La vieja idea sobre justicia debía absolver el problema de la “justicia social”, del anhelo de equilibrar las relaciones productivas y crear una condición de bienestar. A esta condición de justicia muchas veces se le ha llamado “utopía”, en realidad para lograrlo requiere la asunción de un programa político donde se apliquen todas las consideraciones del ascenso y captura del poder para lograr tal condición de justicia. 

La idea de una condición individual del sujeto como necesidad de confrontar el problema se eleva por lo que se denomina “conjunto social”, “clase social”. La vigencia del pensamiento de Marx hay que buscarla justamente en alcanzar dicha justicia social. “Ley social” es una forma de englobar las condiciones materiales que rigen el conjunto social, expuesta en el prefacio de Contribución a la crítica de la economía política. Las condiciones materiales dentro de una Formación Económica Social, la cual moldea el pensamiento, pero a su vez dicho pensamiento en acción va erosionando dichas condiciones materiales buscando mejorar y transformar la condición en la que se encuentran. 

La economía permite comprender dichas vicisitudes del problema, aunque muchos han reducido el sistema de Marx a una condición sólo económica, lo cual es un error. (El "homo economicus”). Como sistema, Marx aplicó un conjunto de estudios de distintas fuentes para entender el proceso, no se redujo al estudio sólo económico, sino lo integró con la historia, filosofía, estadística, antropología…. Por eso se le considera como estudio interdisciplinario, tal como puede en su obra magna: El Capital.

IV
Concluyendo, Uno de los aportes más significativos en la filosofía del siglo XIX, fue la creación de un sistema propio para estudiar la realidad, componiendo una teoría del conocimiento que sentó las bases de una epistemología que se desarrollará en el siglo XX, guiado por un método (dialéctico) que permitió comprender el movimiento de la naturaleza y el pensamiento.

La Cantuta, 17 de mayo 2018.

·         * Ponencia leída en: A dos siglos de Marx. Conferencia en conmemoración del bicentenario de su nacimiento. Jueves 17 de mayo. Organizado por el Prof. Raúl Torres Tello y estudiantes de Filosofía y Psicología, con el apoyo de Hamut’aq, Grupo de Estudios Filosóficos. Universidad Nacional de Educación, La Cantuta. Se han agregado algunos párrafos respecto al original leído.