viernes, 1 de mayo de 2009

SOBRE EL VIRUS A- H1N1

¿QUIÉN O QUIENES SE BENEFICIAN CON SU PROPAGACIÓN?

¡Es un desastre para la economía de México! La propagación del virus signado como grupo A- H1N1, (conocido como “gripe porcina”), se expande a gran velocidad entre México y Estados Unidos, los niveles de posibilidad de pandemia se acrecienta según el informe de la Organización Mundial de la Salud.

Nos preguntamos frecuentemente sobre las característica del virus o por sus consecuencias inmediatas. Hay un buen número de indicios y sospechas que conducen a dirigir la mirada a estos otros hechos: 1. La propagación del virus empezó en EE.UU. no en México, ¿porqué no se ha convertido en pandemía en ese país? 2. No se han indicado casos precisos de que los porcinos en México estén infectados con el virus y sean la causa de su propagación al ser humano. 3. La presencia viral es atípica: se está desarrollando empezando la temporada cálida en el hemisferio norte, cuando lo usual es que incida en el inicio de la temporada fría. 4. Aún no se ha divulgado las características del genoma del virus A-H1N1, es permisible la hipótesis de que haya sido creado en un laboratorio.

De confirmarse esta hipótesis, queremos saber quien lo ha mutado experimentalmente en un laboratorio y bajo que objetivos lo está propagando. Tengo la impresión de que no se trata de un brote casual cuyo origen sea México. Existen poderosos intereses económicos que nos llevan a conjeturas muy distintas a suponer un brote natural del virus A-H1N1, parece que se trata de generar extraordinarias ganancias en alguna corporación farmacéutica insertando el virus de manera deliberada entre la población, para elevar la demanda del respectivo medicamento en el mercado mundial.

La cepa de este virus apareció por vez primera entre 1918 y 1919 en España, se le conoció como “gripe española”. La descripción del proceso infeccioso causado por el virus indicó que afectó más a personas con un sistema inmune saludable y normal que en niños y ancianos con sistemas inmunológicos mucho más débiles.

Entre los años 1933, 1935, 1946 y 1947 se produjeron epidemias de esta cepa viral en Europa. Se sabe que en laboratorios norteamericanos se le estudiaba como parte de un programa de “guerra bacteriológica” y se denunció que fue reintroducida en 1970 entre la población humana. El gobierno cubano dio la primera alarma de su uso como agresión a su economía, cuando denunció que a mediados de 1971 se introdujo el virus como parte de la agresión a su economía por parte del gobierno americano, introduciéndola desde el Fort Gullick. El gobierno cubano sostuvo que: "Esto hasta públicamente fue declarado por gente que participó en eso.” El mismo ataque biológico fue reportado años después en la isla. A fines de enero de 1980, en diferentes provincias de la isla, se desarrolló la "gripe porcina", “Se pudo comprobar -Denunció el gobierno cubano-la aparición de dos cepas diferentes del virus introducido, una variante modificada en laboratorio, de baja patogenicidad, que se incrementaba a medida que daba pases dentro de los animales susceptibles. La segunda cepa, con una gran virulencia, afectó al municipio de Imías en cerdos del sector privado.” Los cubanos tuvieron que sacrificar toda su producción porcina, para evitar que sus efectos devastadores pasarán a la población.

Podemos recordar que la aparición viral ha continuado: Entre 1977 y 1978, una variante de la influenza A/USSR/90/77 (H1N1), se desarrolló en Rusia, infectó a niños y jóvenes menores de 23 años. Entre 1978 y 1979 se logró desarrollar la respectiva vacuna.

Una fuerte y decidida oposición al desarrollo de la investigación del virus H1N1 surgió en octubre del 2005, cuando fue publicado en Science un artículo que refería a la posible alteración del genoma del virus H1N1. Esta información causó mucho temor en la comunidad internacional, la información indicaba que la cepa era apropiada para producir armas biológicas y/o bacteriológicas. El autor del artículo científico descubrió alteraciones en 25 – 30 aminoácidos de los 4.400 que componen el virus H1N1, estos ligeros cambios lo convertían en letal respecto a la cepa española de 1918. Lo más sorprendente es la conclusión de que esta nueva cepa podía crearse en laboratorios no tan sofisticados y/o costosos.

No se está haciendo nada por averiguar su origen o procedencia del A-H1N1, ¿Qué laboratorio o agencia está implicada en su propagación? ¿Tendrá la OMS el suficiente coraje para indagar la procedencia del virus y decirnos que no fue creado y propagado intencionalmente?

Existen tratados y convenciones internacionales que regulan las investigaciones en áreas sensibles que afectan la existencia humana. En el trabajo científico existen también regulación y autorregulación ética que toda comunidad científica y gobiernos están obligados a respetar y cuidar su cumplimiento. El principal y más elemental es el respeto a la vida humana. Sin embargo, el trabajo científico financiado por grandes corporaciones químico-farmacéuticas está indicando que éstas tienen la necesidad de asegurar sus ganancias, profundizando el usual pragmatismo que han mostrado en muchos años, en pragmatismo “salvaje” ante el avance de la crisis mundial. La inserción del producto farmacéutico dirigido a combatir la influenza A-H1N1 en un mercado generado por ellos mismos, se les debe significar ganancias extraordinarias.

La misión del trabajo científico es la de causar bienestar en la humanidad, esta máxima se ha dejado de lado una vez más. El conocimiento generado se utiliza con fines distintos a la salud humana. ¿Permitiremos nuevamente estar sujetos a los vaivenes económicos de grandes corporaciones que necesitan obtener el máximo de sus ganancias, en detrimento y perjuicio de la vida humana?

1 comentario:

Maria Cruz dijo...

por supuesto los unicos que se benefician son los del gobierno de calderon piensan que los mexicanos son idiotas y inponiendo temor ellos ganan unos miles de millones de dolares y la sociedad se acava sola lo unico que hace es aruinar la vida en mexico todo esto es un fin politico que casualidad que en canada ya tienen la vacuna para este virus no es extraño